El dinosaurio mejor conservado de Europa
Alemania ha sido el protagonista del último gran descubrimiento antropológico. Un grupo de expertos científicos, procedentes de todos los rincones del planeta, ha hecho un hallazgo realmente sorprendente, puesto que las crías de dinosaurios son particularmente raras. Se trata de un fósil de un año de 72 centímetros, que pertenece a una especie carnívora que habitó en nuestro planeta hace unos 135 millones de años.

Otro detalle de gran interés, además del excelente estado de conservación del fósil, es que se han encontrado incluso restos de piel y de pelo. La excavación, que ha tenido lugar en la ciudad de Kelheim, al sur de Alemania, se suma a esa larga lista de descubrimientos paleontológicos que ya forman parte de la historia.

El buen estado de los fósiles ha hecho posible que los antropólogos puedan recuperar hasta el 98% del cuerpo fosilizado de la cría de dinosaurio, mientras que en la mayoría de los casos apenas se alcanza el 80% de los restos fósiles. Otro detalle interesante es que la cría de dinosaurio descubierta en Alemania es una especie sin nombre del suborden de los terópodos, es decir, una de las más temibles que habitaron la Tierra.

Unos ejemplares que vivieron desde el Triásico hasta el Cretácico, entre 228 y 65 millones de años. A pesar de que estos dinosaurios carnívoros se extendieron por todos los continentes, los antropólogos han encontrado muy pocos restos fósiles completos de esta singular especie. Por eso, este último descubrimiento es tan importante entre la comunidad científica.

Un hallazgo que ha sido posible gracias a un trabajo que ha durado cerca de dos años y que ha contado con la participación de expertos de la Colección de Paleontología y Geología de Baviera, en Alemania. No cabe duda de que se trata de una interesante aportación al conocimiento paleontológico actual, que aportará datos importantes acerca de los primeros habitantes de la Tierra.