El dinosaurio que fue el mayor depredador de Europa
La paleontología suma un nuevo éxito con el hallazgo de un dinosaurio que fue el mayor depredador de Europa. Sus restos han sido encontrados en Portugal y el bicho es tremendo en todos los sentidos.

Bautizada con el nombre de Torvosaurus gurneyi, la nueva especie tenía un tamaño de diez metros y pesaba entre cuatro y cinco toneladas. Habitaba en la región de Lisboa en la noche de los tiempos, hace unos 150 millones de años.

El equipo que lo ha encontrado cree que posiblemente sea el mayor depredador terrestre de Europa, un temible habitante del Jurásico del que ahora sólo quedan unos huesos de lo más elocuentes. En concreto, se estudiaron restos de la tibia, la mandíbula superior, los dientes y algunas vértebras de la cola, concluyendo que no era un ejemplar de Torvosaurus tanneri, una especie encontrada en América del Norte, sino especie distinta, caracterizada por su potencia y sus dientes afilados que podían alcanzar los 10 centímetros de largo.

Torvosaurus Gurneyi

El T. Gurneyi vivió en la península ibérica como depredador sin competencia en el ecosistema, por lo que coronaría la cima de la cadena alimenticia. Sin embargo, a pesar de ser una auténtica máquina de matar, no es uno de los mayores depredadores conocidos, del estilo del Tyrannosaurus, Carcharodontosaurus o el Giganotosaurus del Cretácico, todos ellos de mayor tamaño.

El dinosaurio que fue el mayor depredador de Europa
Los científicos aclaran que hecha esta puntualización, no pueden negarse que el Gurneyi fue un depredador activo y eficaz, capaz de sembrar el terror a su paso y de enfrentarse y cazar a otros dinosaurios. Uno de los carnívoros terrestres más grande de la época, un predador activo que tenía dientes con forma de cuchillo, siempre listos para trabajar. No en vano, el T. Gurneyi podría haber sido uno de los dinosaurios carnívoros más grandes del período Jurásico.