El efecto Doppler explicado fácil
La definición convencional del efecto Doppler puede servirnos de bien poco. Más bien al contrario. Si no somos aficionados a la física, la cosa suena a chino.

Sin embargo, sí es una buena idea partir de ella para llegar a comprender el conocido como efecto Doppler, bautizado así en honor al físico austriaco Christian Andreas Doppler, el primero en explicarlo.

Básicamente, podemos definirlo como el aumento o disminución de la frecuencia de una onda sonora cuando emisor y receptor se alejan o se aproximan el uno al otro. Aunque hemos de saber que el efecto Doppler también se produce con las ondas de la luz.


Es la razón por la que percibimos un cambio de tono en las sirenas de la ambulancia o de la poli cuando nos cruzamos con ellas. La clave del cambio de tono está en la velocidad relativa entre el emisor o fuente del sonido y nosotros, los receptores.

Ondas sonoras y luminosas

Por ejemplo, cuando una ambulancia se acerca el sonido es más agudo, y conforme se aleja va haciéndose más grave. El cambio de frecuencia (aparentemente) en el desplazamiento de las ondas.

El efecto Doppler explicado fácil
Si estamos conduciendo y nos cruzamos con una ambulancia en sentido contrario el efecto es pronunciado porque en estas circunstancias la velocidad relativa es mayor. Por contra, cuando se viaja a la misma velocidad o no hay movimiento, la velocidad relativad de uno respecto del otro es igual a cero. En este caso, no observaremos cambios. No habrá distorsiones.

Un ejemplo del efecto Doppler que se produce con ondas luminosas lo encontramos en el universo. A finales de los años 20 el astrónomo E. Hubble descubrió un desplazamiento hacia el rojo de la luz que llegaba de las galaxias. Era la demostración de que estaban alejándose de la Tierra, y de ellas entre sí. Fue así como el astrónomo postuló que el universo se expandía.