El estrés y la modificación celular
Uno de los trastornos que afecta a más personas de todo el mundo es el estrés. El frenético ritmo de vida que imponen las grandes ciudades, sumados a otros factores como la mala alimentación y la contaminación ambiental hacen que cada año se incremente el número de personas afectadas por esta dolencia. Un problema al que no damos demasiada importancia, pero que tiene importantes secuelas.

Un grupo de científicos de la Universidad de Copenhague en Dinamarca han llegado a la sorprendente conclusión de que soportar situaciones estresantes durante un largo periodo de tiempo puede modificar las células de los individuos, activando algunas que estaban en proceso de letargo. Este fenómeno provocaría un cambio importante que afecta a personas de cualquier edad, clase social o rincón del mundo, ya que el estrés no hace distinciones de ningún tipo.

Según la investigación realizada por estos expertos daneses y que ha sido publicada por la revista especializada en ciencia, Molecular Cell, el estrés provocaría cambios importantes en el cuerpo y sobre todo en el cerebro. Lo que explica que en los últimos años se haya producido un considerable aumento del número de pacientes afectados por ataques de ansiedad, depresión y de pánico.

El ejemplo perfecto lo podemos encontrar en las situaciones que muchos médicos ven a diario en mujeres embarazadas que sufren trastornos psicológicos o psiquiátricos. Un fenómeno que llama especialmente la atención de los expertos es que mientras los genes sufren cambios importantes, el código genético no se ve afectado en absoluto.

El estrés se convierte así en una de las principales preocupaciones de la sociedad actual, y que podemos combatir con unos sencillos y fáciles consejos. Algo de deporte diario, una alimentación sana y el fin de los hábitos de vida más perjudiciales son algunas de las principales soluciones para decir adiós de una vez por todas al estrés.