El fin del Universo dentro de 3.700 millones de años
Son muchas las teorías relacionadas con el fin del mundo, algunas más verosímiles que otras. Si dejamos a un lado las hipótesis y las creencias defendidas por los más agoreros, la ciencia nos proporciona las claves necesarias para esclarecer los misterios de este supuesto apocalipsis.

Una de las más acepadas por la comunidad científica en todo el mundo plantea que la destrucción del Universo. Según los expertos en astronomía, esta catástrofe tendrá lugar dentro de 3.700 millones de años, aunque la probabilidad de que suceda es del 50%.

Una buena parte de los físicos consideran que el Universo se expandirá para siempre, es decir, que es infinito y eterno. Sin embargo, expertos de la Universidad de California piensan que esta teoría no coincide con las leyes de la física, que no podrían aplicarse en un Universo infinito. Según estos científicos, todo tiene un principio y un final, y con el cosmos sucede exactamente lo mismo.

Si hacemos caso a esta teoría, el fin del mundo llegará dentro de 3.700 millones de años, aunque se desconoce el tipo de catástrofe que pondrá fin al Universo. Una hipótesis que echa por tierra el supuesto de que el cosmos continuará expandiéndose eternamente.

Cuando analizamos las leyes de la física, observamos que un Universo eterno no tiene ninguna lógica, al menos así defienden los expertos de la Universidad de California, a través de la publicación especializada, Technology Review del MIT. El principal problema de este supuesto es que cuando hay un número infinito de casos de cada posible observación, resulta imposible determinar las probabilidades reales de cada uno de ellos. Por lo tanto, la hipótesis del cosmos infinito y eterno no es en absoluto factible para estos expertos.

Según esto, si confiamos en que el Universo es realmente eterno, cualquier evento por improbable que sea, puede suceder. Una teoría difícil de demostrar, a falta de pruebas y evidencias científicas.