El homínido europeo puede proceder de Asia
El último gran descubrimiento arqueológico procede de Atapuerca y podría echar por tierra la teoría africacionista que sitúa el origen de nuestros antepasados en este continente. Al menos esto es lo que afirma el estudio realizado por el Centro de Investigación Sobre Evolución Humana de Atapuerca, que ha descubierto una nueva especie todavía por determinar y cuya identidad europea podría proceder de Asia, y no de África como hasta el momento se pensaba.

Todas estas conclusiones han sido posibles gracias al hallazgo de una mandíbula que guarda relación con el Homo Antecessor, una especie que fue descubierta en 1994. Aunque los análisis y los datos aportados por esta investigación también han logrado demostrar numerosas diferencias y similitudes con otras especies halladas en Dmanisi (Georgia). Dos antepasados que tienen mucha más relación con Asia y Oriente Próximo que con África.

El popular yacimiento arqueológico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es uno de los lugares que más aportaciones ha dado a las investigaciones realizadas por la comunidad científica, donde se encuentra el 95% de los fósiles de homínidos europeos del Pleistoceno inferior y medio. Y de nuevo, su valor histórico y arqueológico ha sido determinante para aportar nuevos datos acerca del pasado de los seres humanos.

Aunque todavía falta catalogar esta especie, las características de la mandíbula sitúan la identidad europea con una antigüedad de entre 1,2 y 1,3 millones de años. Un dato curioso que se suma a este descubrimiento es que también se ha hallado un fémur y una falange que podrían pertenecer a este individuo, por lo tanto los expertos científicos tienen unos materiales de estudio de gran interés con los que continuar el estudio, para aclarar si el homínido europeo realmente puede proceder de Asia, lo que desmontaría innumerables teorías y suposiciones.