El impacto de un rayo a cámara super lenta
Pocas veces se ha podido grabar algo así: el momento exacto de un relámpago. Si tenemos en cuenta que el recorrido y el impacto son efímeros, conseguir grabarlos con una cámara es una gesta bastante complicada. Además, la velocidad del relámpago impide examinarlo con detenimiento.

Sin embargo, un equipo de científicos liderados por Tom A. Warner, ha conseguido grabar en cámara super lenta el proceso de formación y culminación de un relámpago. A continuación el vídeo.

Ha sido el equipo ZT Research el encargado de realizar esta espectacular grabación, cuyas imágenes han llegado a formar parte de la página web de la NASA.

En el vídeo podemos ver la formación y culminación de un rayo grabado a 7.202 fotogramas por segundo. Al principio se crean canales de ionización que se ramifican a partir de una acumulación de partículas. Estas partículas friccionan con la nube y con el aire y han perdido parte de sus electrones.

Esto es un relámpago: una descarga electrostática aleatoria y, claro, extrema. se produce cuando hay un desequilibro eléctrico entre dos puntos, por ejemplo dos nubes.

Una vez desarrollado el rayo, tarda apenas unos instantes en alcanzar el suelo. Al atravesar la descarga el aire se produce su ionización y se convierte en un conductor de corriente eléctrica: exactamente lo mismo que un cable eléctrico.

Al conducir la electricidad, el choque contra el suelo provoca la explosión, lo que nosotros oímos en forma de trueno.

Una vez explicado esto, merece la pena ver el vídeo en cámara super lenta para examinar lo que ocurre en cada una de las fases del relámpago. Todo un espectáculo para la vista y los sentidos. Lo único que deseamos desde aquí es que no nos caiga ningún relámpago encima, nunca.