El increíble caso de la mujer sin cerebelo
Estar vivo o, todavía más difícil, llegar a ser una mujer adulta y no tener cerebelo, -una región del cerebro imprescindible para su buen funcionamiento-, es teóricamente imposible, pero la realidad ha demostrado todo lo contrario. Según revela la revista científica Brain, así lo prueba un reciente caso de una paciente de 24 años y nacionalidad china, que acudió al médico tras sufrir continuos vómitos y mareos durante más de un mes.

Síntomas tan comunes como esos escondían una sorpresa mayúscula para los médicos que le hicieron las pruebas para intentar averiguar qué le provocaba ese malestar. Cuando tuvieron delante las placas de la tomografía lo lógico era sospechar que éstas estuviesen defectuosas, pero nunca que careciera de esta parte fundamental de la anatomía humana.

¿Fundamental, decimos? Eso se creía hasta ahora pero, visto lo visto, quizá no lo sea. Al menos, así lo demuestra este y otros insólitos casos con un diagnóstico que asusta: agenesia cerebelosa primaria completa, es decir, la ausencia de cerebelo, pero que desde el lado positivo da cuenta de nuestra portentosa capacidad cerebral.

Un cerebro prodigioso

La ausencia de cerebelo suele darse en niños y, de hecho, sólo se conocen 9 casos que hayan logrado llegar a la edad adulta. Milagrosamente, esta paciente china ha logrado cumplir los 24 años, ya ha sido madre y no ha padecido trastornos de gravedad como consecuencia de esta falta, se explica en el artículo publicado.

El increíble caso de la mujer sin cerebelo
Aunque su vida ha transcurrido relativamente normal, y por otro lado sus familiares no han padecido trastornos neurológicos, la paciente no logró tener un habla inteligible hasta los 6 años, y caminó por sí sola hasta los 7 años.

En un artículo dedicado a este mismo caso en la revista New Scientist se pone el énfasis en la prodigiosa capacidad de adaptación que tiene nuestro cerebro para suplir posibles carencias, incluso tan importantes como la falta de cerebelo. De nuevo, la realidad supera la ficción.