El insecto volador más antiguo
La impresión sobre una roca del cuerpo de un insecto, descubierta en el estado norteamericano de Massachusetts por un grupo de científicos de la Universidad de Tufts, ha revelado que se trata del insecto volador más antiguo del mundo, con unos 300 millones de años de antigüedad.

La huella de este diminuto insecto, que tiene aproximadamente unos 36 centímetros de longitud y alas, ha tenido lugar en el yacimiento fosilífero de la formación Wamsutta. Y a pesar de que la complejidad de apreciar el cuerpo de este insecto sobre la roca, los investigadores han logrado determinar gracias a un minucioso estudio sobre la morfología del insecto, que pertenece a la orden de los efemerópteros, famosos en el reino animal porque sólo viven unos pocos días.

El hallazgo ha despertado la curiosidad de los científicos de esta universidad de Massachusetts porque el insecto además de alas, tiene un tamaño muy pequeño, y en el momento de su existencia, hace exactamente 310 millones de años, este tipo de animales tenían unas dimensiones mucho más grandes, como consecuencia de la importante presencia de oxígeno en nuestro planeta. Estos interesantes datos han permitido demostrar a los científicos que se trata del insecto volador más antiguo del planeta.

Un dato muy curioso del lugar en el que se ha producido el descubrimiento, el yacimiento fosilífero de Wamsutta, es que fue localizado por primera vez en el año 1929 por un estudiante universitario que incluyó una fotografía de dicho yacimiento en su tesis. Sin embargo, no fue hasta el pasado 2010 cuando otro joven lo mostró a dos de sus profesores nuevas imágenes. De este modo, terminaron por considerar el importante valor de este territorio norteamericano. De hecho, desde su hallazgo han sido muchos los expertos desplazados hasta el lugar para analizar cuerpos fosilizados y por el momento parece que el yacimiento esconde fósiles realmente asombrosos.