El mayor depredador del Cámbrico
Un equipo de paleontólogos de la Universidad Gent de Bélgica ha descubierto una nueva especie que habitó durante la época del Cámbrico, una era en la que todavía no había vida en los océanos. El nuevo anomalocárido con más de un metro de longitud es sin dudad una peculiar especie que vivió 30 millones de años más de lo que pensaban hasta el momento muchos expertos.

Tal y como han explicado los propios investigadores se trataba de una especie extraña, sobre todo debido a sus singulares atributos con unos ojos saltones y con dos miembros delanteros con espinas que utilizaban para atrapar a sus presas. La inconfundible forma de cazar de estos sorprendentes animales, escondiéndose en el fango a la espera de saltar sobre sus presas, llevó a la singular especie a convertirse en el animal más depredador del Cámbrico, otro de los descubrimientos más interesantes que han dado a conocer los paleontólogos de la universidad belga.

En contra de lo que se pensaba hasta el momento, la reciente investigación ha desvelado que el nuevo anomalocárido no había desaparecido con la primera gran extinción producida en la Tierra, sino que vivió al menos hasta 30 millones de años más. El problema es que al tratarse de una especie invertebrada, encontrar restos fosilizados es bastante difícil, lo que a su vez complican los estudios y las investigaciones.

Los poco fósiles que se han podido investigar se hallaron en Marruecos hace unos años, donde han tenido lugar los descubrimientos más importantes. De hecho, el país se ha convertido en un punto de referencia fundamental que ha contribuido a realizar hallazgos sorprendentes que a su vez sirvan para arrojar luz al pasado de nuestro planeta, y de esta forma podamos conocer más detalles sobre nuestra propia existencia.