El meteorito de Rusia es el impacto más importante en cien años
Hace dos días informábamos en primicia prácticamente de un meteorito que había caído sobre la ciudad de Chelyabinsk y que había causado centenares de heridos. Hoy, pasada la catástrofe, la NASA realiza un recuento de daños.

Y al parecer el impacto de este meteorito es el mayor sufrido por nuestro planeta desde el catastrófico impacto de Tunguska, también en tierras rusas, en 1908.

El meteorito de Chelyabinsk medía apenas quince metros en el momento en que cruzó la atmósfera de la tierra. Su masa, de alrededor de 7.000 toneladas, fue suficiente para causar estragos en una pequeña área.

Durante 30 segundos, se pudo ver el meteorito en el aire y el cielo se iluminó más que el Sol. La energía desprendida en el impacto fue de cerca de un centenar de kilotones.

El precedente de Tunguska

Afortunadamente, este impacto nada tiene que ver con el devastados incidente ocurrido en Tunguska en 1908, donde un meteorito causó la destrucción total de 2.200 kilómetros de superficie y acabó con cerca de 80.000 árboles en toda la región.

La explosión liberó una carga energética equivalente a 300 veces la bomba de Hiroshima. Una burrada, vaya, que de caer sobre zona poblada hubiese causado el terror. Sin embargo, el impacto no dejó marca en el suelo, cosa que causó intriga entre los expertos.

Este es uno más de la larga historia de meteoritos de nuestro país, siendo el más importante catalogado el que acabó con los dinosaurios hace 65,5 millones de años. Tenía 10 kilómetros de diámetro y destrozó parte de la península de Yucatán y causó la extinción del 70% de las especies.