El misterio de la extinción de los dinosaurios
El misterio de la desaparición de los dinosaurios sigue siendo todo un interrogante. Una pregunta cada vez más difícil de responder, ya que según las últimas observaciones de la sonda WISE de la NASA, el asteroide de la familia Baptistina no pudo ser el causante de la extinción más importante que tuvo lugar en el Cretácico, hace 65 millones de años.

Hasta el momento se pensaba que el asteroide Baptistina, situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, colisionó con otro hace unos 160 millones de años. Como consecuencia de este impacto, se desplazaron fragmentos con un tamaño similar al de una montaña. Según esta teoría uno de estos fragmentos de 10 kilómetros habría sido el causante de la extinción de los dinosaurios.

La prueba de esta hipótesis se encuentra en el enorme cráter del Golfo de México y en los extraños minerales hallados en este lugar. Sin embargo, un detallado análisis del Universo, que ha revelado la existencia de 33.000 nuevos asteroides, pone en duda esta hipótesis.

Todos estos nuevos datos han demostrado que para que uno de estos asteroides de la familia Baptistina, hubiera sido el culpable, tendría que haber impactado en nuestro planeta en menos tiempo de lo que hasta el momento pensaban los científicos. En definitiva, sigue sin saberse cuál fue el culpable que provocó una de las extinciones más importantes de nuestro planeta.

Por lo tanto, los astrónomos de la NASA continúan sus investigaciones para tratar de establecer una especie de árbol genealógico que ayude a clasificar los diferentes tipos de asteroides que se encuentran en este cinturón, y de esta forma encontrar al verdadero culpable. Una pregunta cada vez más difícil de responder, ya que las posibilidades son muchas, teniendo en cuenta el gran número de asteroides que se encuentran en este cinturón.