El mono más pequeño del mundo
En nuestro planeta habitan un buen número de especies tanto animales como plantas, insólitas y sorprendentes, capaces de despertar el interés y la curiosidad de todos nosotros. Un buen ejemplo para explicar esto es el Callithrix pygmaea, el mono más pequeño del mundo, que puede medir hasta 18 centímetros y pesar entre 120 y 140 gramos.

Su pelaje es gris castaño, con bonitos tonos amarillentos y en su cola de unos 20 centímetros de longitud, tiene unos curiosos anillos de color negro. Esta simpática especie también es conocida como tití pigmeo, hópalo enano o mono de bolsillo.

Su alimentación se basa principalmente en savia, frutos, diminutas arañas e insectos. Y si quieres conocer al entrañable mono tendrás que viajar hasta los bosques tropicales del noroeste de la Amazonía. Su gestación dura de 137 a 142 días, tras los cuales nacen dos diminutas crías que transportan por turnos en la espalda entre los miembros adultos, y que llevan a la madre cuando necesitan ser amamantados.

Esta adorable de primate platirrino vive en pequeños grupos de dos a seis individuos, formados habitualmente por una pareja monógama y sus descendientes. Dado su pequeño tamaño gozan de una gran agilidad a la hora de correr y saltar de un árbol a otro. Otro dato curioso es que son muy activos y es muy frecuente encontrarlos acicalándose unos a otros.

Esta especie de primate se comunica mediante unos peculiares gritos como aullidos muy agudos, pero que son inaudibles para el oído del ser humano. Como ves la naturaleza es muy sabia y nunca deja de sorprendernos con especies de lo más sorprendentes como este diminuto y simpático mono de los bosques húmedos del Amazonas.