El Monte Olimpo de Marte
Marte es el planeta más estudiado por la comunidad científica, además del más parecido a la Tierra. Desde su descubrimiento, el Planeta Rojo ha sido protagonista de numerosas investigaciones y observaciones, que han llevado a muchos a fantasear con la posibilidad de que exista vida marciana.

Son muchos los motivos por los que Marte despierta nuestro interés y curiosidad, y uno de ellos se encuentra situado en el hemisferio occidental del planeta: el Monte Olimpo. El volcán más grande del Sistema Solar, que ha sido investigado por numerosas sondas espaciales, como el robot de la NASA, Opportunity, que desveló algunos interesantes secretos.

Uno de los datos más curiosos del Monte Olimpo hace referencia a los supuestos sedimentos de agua localizados en esta asombrosa formación marciana. Una teoría que defienden algunos profesores de la Universidad de Rice, en Estados Unidos, a través de un artículo publicado en la revista especializada Geology. Agua y magma caliente podría ser un verdadero hogar para algunos seres vivos, como por ejemplo las bacterias termofílicas.

El embrujo que despierta en nosotros el Monte Olimpo no termina aquí, ya que su descomunal tamaño, tan ancho como España, eleva nuestra mirada hacia los profundos secretos de este planeta y de todo el universo. Un lugar hostil, lleno de contradicciones y poco acogedor, que nos obliga a resguardarnos en nuestro confortable y seguro planeta Tierra.

Con una superficie tan extensa como América del Norte, flanqueada por grandes acantilados, el Monte Olimpo es un inhóspito territorio lleno de misterios y de una singular belleza. Un volcán que todavía podría tener algún tipo de actividad, ya que los últimos flujos de lava detectados en el planeta son de hace dos millones de años, una fecha bastante reciente si la analizamos desde un punto de vista geológico.