El resurgir de la laurisilva en Canarias
Una de las reliquias más importantes y hermosas de la naturaleza es la laurisilva, que es un tipo de bosque nuboso subtropical, propio de regiones con clima templado húmedo y cálido. Un maravilloso espectáculo de la naturaleza que empieza a renacer en la privilegiada y fascinante naturaleza de las Islas Canarias.

Las zarzas y las cañas de los barrancos de Gran Canaria ceden su protagonismo a estos espectaculares bosques, que ofrecen un mágico y sobrecogedor espectáculo a los viajeros que deciden visitar la región. Sin embargo, su atractivo no termina aquí, ya que los bosques de esta parte de la isla presumen de ser una huella de las formaciones vegetales que cubrieron parte de Europa durante el Período Terciario. Un bosque con una gran biodiversidad que apenas ha sido testigo de transformaciones evolutivas proporcionando a los científicos y a los turistas más curiosos una buena excusa para acercarse a Gran Canaria.

Teniendo en cuenta este aspecto, no resulta extraño que se haya producido el resurgimiento de la laurisilva, cuyo paisaje se caracteriza por una formación arbórea de intenso y brillante color verde. Un dato curioso que ayuda a explicar el resurgir de este peculiar bosque es el abandono que ha sufrido la región de Canarias durante los últimos 40 años.

Esta situación ha provocado el renacer de un bosque que además de obsequiarnos con unos paisajes fascinantes, también ayudan a fomentar la biodiversidad del territorio y el desarrollo de un turismo rural sostenible. Aunque lo más importante de todo es que favorece la recuperación del patrimonio natural de la isla, algo que en la actualidad es uno de los aspectos más importantes debido al deterrioro que están sufrimiento muchos rincones a lo largo y ancho de nuestro planeta.