El rover chino Yutu aterriza con éxito sobre la Luna ante el recelo de EE.UU.
Se acabó la batalla entre Estados Unidos y Rusia por el dominio del espacio. En la actualidad, muchos otros países han arrancado con sus programas espaciales y algunos de ellos parece que van muy en serio. Este es el caso de China, una superpotencia emergente.

Ayer mismo aterrizó con éxito, sobre la superficie de la Luna, el primer rover robótico de fabricación china: Yutu. Su objetivo: analizar en profundidad la composición de nuestro satélite. A continuación, todos los detalles y una polémica: parece que a Estados Unidos no le ha hecho mucha gracia el asunto.

Yutu ha aterrizado en la Bahía Arcoiris, una zona de llanuras de lava fácilmente practicable por el robot. Desde las 4.35, hora local de Beijing, el robot se encuentra a pleno funcionamiento y ya ha enviado sus primeras imágenes desde su cámara.

El vehículo fue depositado sobre la superficie lunar gracias a la sonda Chang’e-3, que fue la encargada de transportarlo a través del espacio. En el vídeo que vemos a continuación se observa la parte trasera del robot y el alunizaje.

Recelo de Estados Unidos

Se trata de un acontecimiento histórico para la historia espacial de la humanidad. Desde Estados Unidos observan las maniobras de China con recelo y, de hecho, algunos senadores han propuesto convertir partes de la Luna en parques nacionales norteamericanos (precisamente los lugares en los que aterrizaron las misiones Apolo).

Sin embargo, esta idea choca frontalmente con el Tratado del Espacio Exterior, promulgado por Naciones Unidas hace varias décadas. Este acuerdo prohíbe a las naciones tener posesiones fuera de la Tierra.

Está claro que la carrera espacial aún está incipiente, pero es posible que en un futuro próximo diversas nacionalidades surquen el espacio. Y esperamos, de buena fe, que lo hagan tan solo con fines científicos y humanitarios. Ojalá.