El rover ‘Curiosity’ empieza el análisis de su primera roca marciana
Desde que llegó a Marte el pasado mes de agosto, el rover ‘Curiosity’ ha dado mucho de qué hablar. Y ahora que están en marcha todos sus sistemas empieza la exploración real. Su primer objetivo: una curiosa roca de forma piramidal y del tamaño de un balón de fútbol.

Este será el primer elemento que analizará el brazo robótico del rover con el objetivo de conocer mejor la geología y las condiciones del planeta rojo.

La roca ya ha sido bautizada como Jake Matijevic, en honor a Jacob Matijevic, un ingeniero jefe de la misión que desgraciadamente falleció el 20 de agosto de este mismo año, unos días después del aterrizaje del rover.

Esta extraña roca tiene 25 centímetros de altura y 40 centímetros de anchura en su base, pues su forma es piramidal. Lo primero que se hará será tocar la roca con el espectómetro para conocer su composición. Posteriormente se utilizará la cámara del brazo robótico para tomar algunas fotografías en detalle.

Este es el sexto día de viaje del rover hacia su destino, Glenelg. Cada día recorre entre 20 y 40 metros de distancia, un recorrido nada desdeñable a juzgar por la distancia y la dificultad de la empresa. En Glenelg se da una curiosa mezcla entre distintos tipos de terreno que interesa especialmente a los científicos.

Parece ser que allí, en una zona algo más, se han avistado ciertas bandas oscuras de origen desconocido que quieren investigar. Además, esa zona parece conservar mejor el calor por la noche que las zonas más oscuras.

Así pues, sigue la misión del ‘Curiosity’ sin demasiados sobresaltos, esperando a que los primeros hallazgos empiecen a dar sus frutos y sirvan al ser humano para conocer mejor el planeta rojo en vistas de una futura visita. Queda mucho tiempo y mucho trabajo por delante, pero ese es el objetivo final: la colonización de Marte.