El rover ‘Curiosity’ se prepara para aterrizar en Marte
Dentro de unos días, el 6 de agosto, asistiremos a un nuevo hito en la historia de la exploración del espacio de la mano de la NASA. El vehículo espacial ‘Curiosity’, el más grande y sofisticado enviado nunca al espacio, tomará tierra sobre la superficie de Marte.

Con un peso de alrededor de una tonelada y con más de tres metros de longitud, se prevé que el aterrizaje sea una de las maniobras más complicadas llevadas a cabo por la NASA en las últimas décadas. Vamos a repasar cómo será dicho aterrizaje y para qué servirá este vehículo espacial.

‘Curiosity’ carga sobre sus espaldas alrededor de 80 kilos de material científico, más de quince veces lo que otras naves han transportado hasta el planeta rojo. El objetivo de este vehículo será investigar si Marte tuvo alguna vez vida, analizar la climatología del planeta, realizar estudios geológicos y, por encima de todo, analizar su habitabilidad para allanar el terreno para una futura misión tripulada.

Por otra parte, será un vehículo bastante rápido por lo que es el suelo marciano: 90 metros por hora. También será un vehículo con ciertas habilidades especiales: podrá superar obstáculos de más de 75 centímetros de altura.

Aún así, de momento queda el paso más importante y delicado de la misión: el aterrizaje. Este momento no durará más de siete minutos. En este intervalo recorrerá 21.000 kilómetros a través de la órbita de marte a 2,7 kilómetros por segundo. Para amortiguar el impacto contra el terreno se servirá de un paracaídas supersónico y un equipo de dispositivos pirotécnicos y dispondrá también de cuerdas, ganchos y gruas para realizar un aterrizaje exitoso.

Debido a la distancia con la Tierra, el vehículo no podrá manejarse por control remoto. Dependerá de sí mismo. Por este motivo, la NASA ha decidido que esto siete minutos de aterrizaje pasen a llamarse los “siete minutos de terror”. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta que más de la mitad de las naves que han tratado de aterrizar en el planeta rojo han fracasado: la densidad del aire es baja y la atmósfera más delgada, algo que dificulta un aterrizaje cómodo.

Os dejamos con un espectacular vídeo con el proceso completo de aterrizaje. Como veréis, se trata de una maniobra con muchas fases y extremadamente compleja, toda una maravilla de la ingeniería y de la mente humana. Ojalá salga bien y dentro de seis días recibamos un saludo desde la superficie de Marte.