El rover Opportunity encuentra una zona de Marte que pudo ser habitable
Diez años después del aterrizaje del fabuloso rover Opportunity, por fin tenemos una noticia consistente acerca de la búsqueda de vida en Marte. Eso sí, vida en el pasado.

Y es que Opportunity acaba de descubrir nuevos indicios que nos permiten pensar que Marte tuvo vida en el pasado remoto. A continuación, revelamos todos los detalles de este histórico descubrimiento.

El descubrimiento se ha realizado en el cráter Endrevour, un hueco de cerca de 22 kilómetros de diámetro que el rover lleva examinando desde agosto del año 2011.

Los datos que ha conseguido Opportunity revelan que la zona estaba cubierta de agua y que ese agua tenía un PH prácticamente neutro, que era algo ácida pero favorable para mantener vida microbiana.

El problema es que, hace 3.700 millones de años, el meteorito que causó el cráter provocó que el agua se volviera súper salada, mucho más ácida e impracticable para cualquier clase de vida, incluidos los organismos extremófilos más resistentes.

Todos los indicios apuntan a la existencia de vida

El resultado de la investigación se acaba de publicar en la prestigiosa revista Science. Los datos se suman a los recabados por el rover Curiosity, que llegó a Marte el año pasado. De hecho, Curiosity encontró indicios parecidos de vida en el pasado en el cráter Gale.

Los resultados de la investigación sugieren que el agua con diferentes valores de PH fluyó en esa zona de Marte antes y después de la formación del cráter Endeavour. Así pues, las rocas más jóvenes que se encuentran encima de la formación contienen la firma de agua súper salada. Este agua dificultó mucho la vida incluso a los microorganismos más duros y resistentes. Por otro lado, las rocas más antiguas revelan que las condiciones fueron muy distintas antes del impacto del meteorito.

Por lo tanto, estamos ante una prueba más de que Marte pudo albergar vida microbiana en el pasado.