El sol, protección contra el asma infantil
Según los datos que se desprenden del estudio facilitado por la publicación especializada International Journal of Biometeorology, tomar el sol puede ayudar a evitar los casos de asma en la población infantil. Los expertos que han participado en esta investigación han logrado demostrar que los niños que viven en ciudades más frías y húmedas, y por lo tanto con menos horas de luz solar, tienen mayores posibilidades de contraer esta enfermedad.

La investigación también resalta que evitar los rayos de sol puede ser igual de peligroso que una exposición solar muy prolongada en el tiempo. Por lo tanto, se trata de buscar un equilibrio para disfrutar de todos los beneficios del sol en nuestra piel, pero de una manera sana y con todas las medidas de seguridad pertinentes, donde no puede faltar el protector solar y un sombrero para proteger nuestra cabeza, evitando al mismo tiempo las horas más peligrosas.

Uno de los datos más importantes que se desprenden del estudio es que la vitamina D, recibida a través de la exposición solar, suele situarse en los niños con asma en niveles más bajos, tal y como afirman los expertos. Sin duda unos valiosos hallazgos que han sido facilitados por especialistas en epidemiología del Centro de Salud Pública de Castellón, en colaboración con especialistas de la Universidad de Murcia.

En la investigación han participado más de 45.000 niños y adolescentes de nueve ciudades españolas, que han demostrado que el factor geográfico es un condicionante importante en esta enfermedad crónica del sistema respiratorio. De momento, todavía será necesario continuar con más estudios y análisis que aporten una solución para prevenir el asma, aunque sí se sabe que la vitamina D es cada vez más importante para hacer frente a otras dolencias como la tuberculosis o las enfermedades infecciosas.