El vehículo marciano Curiosity tiene la clave del descubrimiento de vida en Marte
Según un estudio realizado por la Unión Geofísica Americana, de haber vida en Marte, ésta podría encontrarse a apenas diez centímetros de profundidad, una distancia asequible para el nuevo vehículo de la NASA, Curiosity, que llegará a Marte a principios de agosto.

Curiosity fue diseñado con el objetivo de sustituir a sus hermanos mayores, Spirit y Opportunity, cuya vida útil ya ha llegado a su fin.

El estudio indica que la mejor manera de encontrar vida en el planeta rojo sería excavar bajo tierra en los cráteres jóvenes. cuando decimos jóvenes queremos decir no mayores de diez millones de años. Aunque Curiosity aterrizará en un cráter mucho más antiguo (se cree que ronda lo 3.500 millones de años) es posible que en su interior existan impactos más recientes que permitan afinar la búsqueda.

El objetivo de este vehículo es estudiar la historia geológica de Marte. Por este motivo determinaron que aterrizara en un cráter tan viejo: así podrían examinar la evolución a lo largo de los milenios del subsuelo marciano.

En cualquier caso, nunca se dejó de pensar en la posibilidad de encontrar vida: Curiosity lleva incorporado un taladro que puede hacer perforaciones de varios centímetros. Este taladro añadido a un espectómetro permitirían detectar vida, si la hay. Hasta el momento sólo ha sido posible examinar la superficie del terreno, donde se descarta por completo que sobrevivan moléculas debido a la durísima radiación ionizante.

La búsqueda bajo tierra permitiría encontrar lugares a salvo de dicha radiación. Se calcula que unos diez centímetros de profundidad serían suficientes para poder realizar un análisis concluyente, pero quizá la vida anide a mayor profundidad.

Se prevé que Curiosity aterrice en marte alrededor del 6 de agosto, tras seis meses de vuelo ininterrumpido a través del espacio. Se trata de una misión crucial para la investigación de este misterioso planeta, a tenor de los enormes recortes de gasto de la NASA y del poco presupuesto disponible para futuras misiones.