El elixir de la eterna juventud, cada vez más cerca
Alargar la vida, rejuvenecernos y evitar graves enfermedades propias de la edad es uno de los grandes objetivos de la ciencia. Sin embargo, los logros todavía dejan mucho que desear. De todos modos, no se pueden esperar grandes avances cuando el desafío es de tal magnitud. O si, quizá estemos asistiendo a los primeros pasos de lo que podría convertirse en el mayor avance de la medicina de todos los tiempos.

Esta vez la noticia viene envuelta en la polémica, pero no por ello es menos impactante. Su verdadera trascendencia, sin embargo, solo la conoceremos con el tiempo. Por lo pronto, solo podemos hacer la crónica de una historia que parece de ciencia ficción, cuya protagonista es Elizabeth Parrish, directora ejecutiva de BioViva, una compañía de biotecnología para la que se ha prestado como conejillo de indias.

Veinte años más joven

Sin pasar por los procesos habituales que exige la Agencia del Medicamento de Estados Unidos para probar nuevos medicamentos, Elizabeth Parrish se ha sometido a esta innovadora terapia. Es decir, ha actuado como conejillo de indias, saltándose los pasos exigidos. Lógicamente, ha provocado críticas de todo tipo, incrementando más, si cabe, la expectación sobre los resultados.

El elixir de la eterna juventud, cada vez más cerca
¿Y cuáles han sido esos resultados? Según afirma la propia Parrish, espectaculares. Ahora tiene 45 años y cuando empezó el tratamiento, hace poco más de un año, tenía una edad biológica de 65 años, “algo normal para una persona como yo, sometida a mucho estrés por mi trabajo”. Ahora, sin embargo, su edad biológica coincide con la que marca el calendario. Es decir, ha rejuvenecido dos décadas.

Para ello, se ha aumentado la longitud de sus telómetros y se ha aplicado una terapia que consiste en inhibir la miostatina, con el fin de aumentar su masa muscular y evitar la vulnerabilidad asociada al envejecimiento. “Ahora corresponden a una persona de mi edad”, afirma. Además, explica que se siente “maravillosamente bien”, si bien explica que lo importante es lo que indiquen sus biomarcadores.