Encontrar vida extraterrestre es cuestión de dinero, según expertos
¿Hay vida ahí afuera? La pregunta del millón tiene una respuesta positiva, según reputados científicos dedicados a indagar sobre tan peliaguda cuestión, pero sigue siendo un misterio conocer más detalles. Mientras no se invierta lo suficiente, saber más sobre esa supuesta, tan traída y llevada vida extraterrestre seguirá siendo un enigma.

¡Toc, Toc!… Llamar a la puerta, abrir nuevas ventanas o, mejor dicho, poder mirar furtivamente por la mirilla para descubrir otras formas de vida requiere grandes sumas de dinero y alrededor de dos décadas de estudios, a juicio de los investigadores del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés).

Hoy por hoy, las inversiones necesarias brillan por su ausencia, si bien los investigadores han estimado que “los resultados dependerán de la financiación que se realice en los próximos 20 años”, afirmaron ante el Congreso de Estados Unidos el director del centro SETI en la Universidad de Berkeley (California), Dan Werthimer, y el investigador Seth Shostak.

Buscar en millones de sistemas estelares

Su mensaje fue claro: como ocurre con las meigas, haberla hayla, pero ese 100% de probabilidades de hallar vida extraterrestre en el Universo ha de impulsarse a golpe de billetera.

Encontrar vida extraterrestre es cuestión de dinero, según expertos
La búsqueda se centraría en aquellos planetas que orbiten a una distancia conocida como zona habitable, es decir, una región en que el agua pueda permanecer líquida. Dentro de este área más cercana, según Shostak, la certidumbre es absoluta:

Si hay unas 10.000 civilizaciones emitiendo señales de radio en nuestra galaxia, habrá que observar, al menos, unos pocos millones de sistemas estelares para encontrar una de ellas. Gracias a las mejoras en la tecnología usada por SETI, el instituto será capaz de hacerlo en los próximos años.

Una vez establecido un objetivo, se precisaría de avanzadas naves desarrolladas para este fin, por lo que se tendrían que construir y financiar a los científicos para realizar la búsqueda.