Encuentran un calamar gigante en las costas de Asturias
Los grandes monstruos marinos también viven cerca de España. Sin ir más lejos, un pescador recuperó ayer, en la playa de Merón, en Asturias, un ejemplar de calamar gigante que pocas veces se ve en nuestros lares.

Se trataba de un especimen joven de uno de los seres más misteriosos del mundo. A continuación, vamos a conocer todos los detalles de este misterioso animal.

El cadáver encontrado, tenía un peso de cerca de 80 kilogramos. Lo encontraron flotando sobre la superficie del mar a última hora de la tarde. Una vez recogido, fue trasladado a Gijón para su análisis. Se da la feliz circunstancia de que en la localidad de Luarca existe un museo dedicado al Calamar Gigante. Por este motivo, el ejemplar ha sido trasladado allí para que le sea practicada una necropsia.

Según parece, el ejemplar no está completo. A lo largo del cuerpo presenta varias mordeduras que podrían haber sido la causa de su muerte. Se calcula que con los ocho brazos extendidos podía alcanzar una longitud de nueve metros.

El museo del calamar gigante y otras curiosidades

El museo del calamar gigante, en Luarca, conserva 31 ejemplares de este extraño animal. De hecho, el mar cantábrico, debido a su profundidad, es un mar en el que abunda esta especie, aunque hacía cuatro años que no se avistaba o cazaba ninguna.

Hasta la fecha, este tipo de animales sólo han sido grabados en su habitat natural una vez. Ocurrió en Japón, cerca de la isla nipona de Chichijima. Según se calcula, la población de calamares gigantes en el Cantábrico es tan abundante como en otras áreas (la costa neo-zelandesa, por ejemplo).

Los calamares gigantes nacen a partir de pequeñas espirales de apenas dos milímetros de longitud. A razón de un centímetro por día, alcanzan su tamaño máximo a los cuatro años y medio. Su ojo puede alcanzar los 22 centímetros de diámetro. Sencillamente impresionante.