Encuentran el cráter más grande jamás visto bajo la Antártida
Uno de los satélites más modernos de la Agencia Espacial Europea (ESA), Cryosat, acaba de realizar un hallazgo asombroso: ha descubierto un gigantesco cráter bajo la gruesa capa de hielo de la Antártida.

Lo fascinante de este descubrimiento es que se trata del cráter más grande jamás visto en el continente helado. A continuación, revelamos todos los detalles.

Al parecer, tras el drenaje repentino de un lago situado a tres kilómetros bajo el hielo antártico, apareció el misterioso cráter. Estos lagos yacen en el fondo del continente y no tienen acceso al mar, de ahí su importancia para los científicos: su aislamiento es determinante para examinar el origen de la vida y el comportamiento de las capas de hielo antárticas.

En esta ocasión no ha sido necesario realizar un agujero para llegar hasta la zona. El satélite Cryosat y otro satélite de apoyo, ICESat, de la NASA, han realizado un mapeado del cráter desde el espacio.

Al parecer, el cráter quedó al descubierto cuando, de 2007 a 2008 se drenaron seis kilómetros cúbicos de agua, más o menos la misma cantidad almacenada en el Lago Ness. El descubrimiento se ha publicado en Geophysical Research Letters.

Encuentran el cráter más grande jamás visto bajo la Antártida

Exploración profunda de nuestros orígenes

Cryosat dispone de un altímetro de radar capaz de ver a través de las nubes y de la oscuridad. Así, se facilitan las mediciones en zonas donde siempre -o casi siempre- hay mal tiempo. Gracias a este radar es posible, también, calcular el área y la profundidad de los cráteres.

La idea esencial, ahora, es encontrar vida marina prehistórica en el lecho del lago drenado. Ya se han descubierto 400 lagos bajo la capa antártica. Lograr dar con uno de los lagos que se han conservado aislados será ideal para poder analizar cómo ha evolucionado la vida y cómo fue en épocas antiquísimas. Pruebas directas que aún no tenemos.