Encuentran en Teruel una nueva especie de dinosaurio herbívoro
La fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis ha realizado un hallazgo de importancia para la historia de la paleontología. Y es que no se descubren nuevas especies de dinosaurios todos los días.

El descubrimiento ha tenido lugar en una mina de lignito a cielo abierto. Se han encontrado seis ejemplares de un hervíboro que podía llegar a medir hasta ocho metros y que tenía un pico afilado y divergente, único en su especie.

Este dinosaurio, que aún no ha sido bautizado, pertenece a los ornitópodos, y fue presentado ayer en sociedad a los medios de prensa. Al parecer, los paleontólogos llevaban más de dos años y medio recomponiendo e identificando 348 huesos pertenecientes a los seis ejemplares distintos.

Las piezas más interesantes son tres cráneos casi completos, dientes, una pelvis y lo más abundante: vértebras y costillas.

Dinosaurios en proceso de restauración

De momento, sólo se ha restaurado el 16% de los huesos hallados, de manera que el proceso apenas acaba de arrancar. Según creen los científicos, se poseen en las instalaciones de Teruel los suficientes fósiles como para reconstruir de manera completa al animal.

Por otra parte, parece ser que vivió hace alrededor de 113 millones de años (Crétacico inferior) y que se trataba de un tipo de dinosaurio parecido al iguanodon.

En el yacimiento han aparecido además restos de otros animales, como cocodrilos, tortugas y algunos tipos de invertebrados. En total más de 5.000 huesos que están siendo analizados. Y el proceso aún no ha terminado. Los paleontólogos aseguran que en el plazo de los próximos años se espera encontrar muchos restos más y, quién sabe, quizá alguna especie nueva como este fabuloso herbívoro del que, hasta ahora, no sabíamos nada.