Estar obeso engorda
Empezar a ganar kilos y sentir que hemos perdido el control sobre nuestro peso ideal puede traducirse en ansiedad que acabe haciéndonos comer más y más… Aunque pueda parecer un juego de palabras, lo cierto es que engordar engorda.

¿Que es autosugestión? Precisamente, esa es la clave, el quid de la cuestión que ha suscitado el interés de los científicos que se han centrado en este problema. En concreto, ha sido un reciente estudio en el que han participado 14.000 estadounidenses y británicos adultos el que señala que tener sobrepeso nos introduce en este círculo vicioso.

El estrés dispara el apetito

El trabajo, publicado en The International Journal of Obesity, ha revelado que las personas obesas tienden a comer más, impulsadas por el estrés que les genera su situación.

El fenómeno se observó en personas que se habían definido como con “sobrepeso”. En lugar de controlarse para evitar ese sobrepeso, tendían a comer de más a consecuencia de la tensión que les generaban sus kilos demás.

Estar obeso engorda
Por un lado, el estudio ha revelado la respuesta de estrés que provoca la idea de que se tiene un peso excesivo, así como las dificultades que tiene el individuo que lo padece para controlarse en la mesa cuando es consciente de ello.

Los resultados del estudio pueden ser de gran interés a la hora de plantear camapañas de salud pública. Tener en cuenta cuál es la reacción del organismo cuando se ganan kilos, las campañas sanitarias deberían hacer hinicapié en los estilos de vida saludables para contrarrestar esa tendencia espontánea a ingerir calorías para aplacar el estrés.

A la luz de estos hallazgos, sería mucho mejor hacerlo así, dando al mensaje un tono positivo, que subrayar lo terrible que es engordar, ya que de este modo se está incidiendo justo donde no interesa. Pensándolo bien, mucho me temo que este mecanismo mental se repite en otras muchas cuestiones. Nada nuevo, en realidad, eso del refuerzo positivo…