Evitar los trastornos del sueño
El frenético ritmo de vida que llevamos provoca importantes niveles de estrés y de ansiedad, dos de los principales culpables del insomnio y otros trastornos del sueño. Aunque si a esto sumamos además la mala alimentación y la contaminación ambiental y acústica, las posibilidades de disfrutar de un sueño reparador y placentero son minúsculas.

El sueño es un estado biológico de reposo uniforme imprescindible para todos los seres vivos. A través de encefalogramas es posible detectar las distintas etapas y cambios que se producen durante el sueño, obteniendo así más información de posibles trastornos y dificultades para dormir correctamente.

Además del estrés al que estamos sometidos, la alimentación y los perjudiciales hábitos de vida también son culpables de la falta de horas de sueño que sufren muchas personas. Sustancias como la cafeína, el alcohol y la nicotina alteran los ciclos normales de sueño.

Por eso es tan importante dejar a un lado todas estas viejas costumbres y además llevar una dieta sana y equilibrada que beneficie nuestro descanso. Así que toma buena nota de cuáles son los mejores alimentos para dormir bien.

En primer lugar es fundamental cenar poco y no demasiado tarde, al menos unas dos horas antes de acostarse. Evita los alimentos con demasiado azúcar o carbohidratos en la cena y consume pescados, vegetales verdes, semillas y nueces que son nuestros mejores aliados para disfrutar de un sueño reparador.

Asimismo, debes tener en cuenta que la cafeína y el té permanecen hasta 24 horas en el cuerpo, esto quiere decir que aunque hayas tomado una taza de café por la mañana, durante la noche aún te hará efecto. Para terminar, a algunas personas les resulta de gran ayuda tomar una infusión caliente para que su cuerpo se relaje y pueda disfrutar de un merecido descanso.