Experiencias cercanas a la muerte
Las personas que se han encontrado en una situación cercana a la muerte han sido testigos de una serie de experiencias, que lejos de ser algo espiritual, es en realidad fruto de nuestro cerebro. Sentir que el alma abandona el cuerpo, ver pasar toda nuestra vida en fotogramas y a cámara rápida, o la brillante luz blanca al final de un túnel, son algunas de las experiencias más frecuentes.

Sin embargo, en contra de lo que algunas personas puedan pensar, todas estas situaciones tienen una base científica, ya que están producidas por nuestro cerebro. Al menos esto es lo que sugiere una investigación realizada por las universidades de Cambridge y de Edimburgo, y difundida por la revista especializada, Trends in Cognitive Sciences.

Según los expertos científicos, los pacientes con vivencias cercanas a la muerte experimentan un síndrome conocido como Cotard o cadáver ambulante. Después de sufrir un fuerte traume o una enfermedad muy avanzada, en nuestro cerebro se producen unos cambios en la corteza parietal y prefrontal, que provocan estas famosas alucinaciones.

Mientras que las experiencias extracorpóreas son en realidad una parálisis del sueño, debido a la estimulación de determinadas áreas del cerebro. Otra ilusión muy frecuente cuando vivimos una situación en la que estamos a punto de dejar este mundo, es hacer un pequeño resumen visual de toda nuestra vida.

El principal culpable de este fenómeno es la parte de nuestro cerebro que libera noradrenalina, una hormona del estrés que se libera sin control en el momento de sufrir una situación traumática. Asimismo, existen otros factores que pueden influir en este tipo de vivencias paranormales como por ejemplo los medicamentos y las drogas, que desencadenan euforia, alucinaciones y experiencias extracorpóreas.

Los científicos de estos dos prestigiosos centros universitarios también ofrecen una explicación científica para el famosa túnel de luz. Según los expertos puede estar provocado por la falta de flujo sanguíneo y de oxígeno en el ojo.