Falsos mitos: la existencia del megalodón, el tiburón más grande de todos los tiempos
Las leyendas vivas a veces se confunden con la realidad, y no sólo llevan a una gran confusión, sino que pueden acabar creando realidades paralelas que resultan fantasmales y, como ocurre en este caso, incluso terroríficas.

En este caso, la fuerza de la historia es tal, y los océanos un mundo tan misterioso, que todo parecía confabularse para revivir a un animal que desapareció hace la friolera de 2,6 millones de años.

En contra de lo que la ciencia dice, el imaginario social siguió adelante con una versión muy diferente. El megalodón, el tiburón más grande que jamás haya existido, todavía existía, y no faltan los testimonios de personas que afirman haberla avistado.

Un monstruo comeballenas

Es más, incluso se le atribuyen restos de otros tiburones o ballenas encontrados en la costa, y no son pocos los programas de televisión y documentales que se interrogan sobre la posible existencia de este animal espectacular, de casi 20 metros de longitud y 50 tolenadas de peso.

Falsos mitos: la existencia del megalodón, el tiburón más grande de todos los tiempos
Sin embargo, la ciencia lo tiene claro: se trata de una leyenda. Al menos, así lo afirma un nuevo estudio de la Universidad de Florida (EE.UU.) cuando concluye que la evidencia científica no ofrece dudas.

La existencia del megalodón, por lo tanto, es un falso mito. Simple y llanamente, es imposible que el megalodón se esconda en el fondo de los océanos porque el animal está extinguido. Para desacreditar la idea de que el megalodón todavía existe se ha probado su extinción combinando información de las bases de datos y publicaciones científicas de los más recientes registros del megalodón con un nuevo modelo matemático de la Universidad de Zurich.

El megalodón es el escualo más grande que jamás haya existido, un voraz tiburón, realmente gigantesco, que se alimentaba de ballenas desde el Mioceno medio, sembrando el terror en los océanos hace alrededor de 16 millones de años.