Fisicos británicos avanzan en el desarrollo del teletransporte
No será la primera vez que la ciencia ficción se convierta en realidad, pero está claro que el teletransporte es algo que parece más próximo al ámbito de la magia que a cualquier otra cosa.

Un equipo de físicos de la Universidad de Cambridge ha realizado avances claros para la consecución del teletransporte. Han publicado en Physical Review un artículo en el que se demuestra matemáticamente que sí es posible realizar teletransportes en dimensiones cuánticas. A continuación, más.

La física cuántica prevé una serie de fenómenos que, en la física que nosotros conocemos -lo que vemos- parecerían imposibles. Entre ellos, el teletransporte. Átomos y moléculas y otras subpartículas tienen comportamientos realmente extraños. Y es allí donde se ha producido el descubrimeinto del equipo de físicos británico.

¿Para qué servirá este descubrimiento? Para desarrollar, en primera instancia la computación cuántica y, quién sabe si en el futuro muy muy lejano, el teletransporte de humanos.

Teletransporte gracias a la ley del entrelazamiento

En 1993 se calculó por primera vez que el teletransporte podría ser posible. Ahora se ha confirmado. Han quedado cofirmadas las conexiones que se establecen entre las partículas según la ley de entrelazamiento.

El entrelazamiento implica que dos partículas cuánticas, están unidas y sincronizadas instantáneamente aunque se encuentren a millones de años luz de distancia.

Y por primera vez, se ha elaborado un modelo que permitirá mejorar la eficacia de los entrelazamientos naturales.

Fisicos británicos avanzan en el desarrollo del teletransporte

Hacia los ordenadores cuánticos

El entrelazamiento cuántico ya fue señalado por Einstein. Él lo definía como una acción fantasmal a distancia. Ahora se sabe que esta característica es real y que puede aprovecharse. Sobre todo en el ámbito de la informática.

De hecho, los ordenadores cuánticos, regidos por leyes de mecánica cuántica, serían increíblemente superiores a los ordenadores convencionales. Y la ciencia no deja de avanzar en ese sentido. Si en Cambridge se ha establecido el modelo matemático, en China se teletransportaron pequeñas partículas a 143 kilómetros de distancia. Sobrenatural, pero cierto.