Físicos logran realizar nudos con agua por primera vez
En la Universidad de Chicago, en Illinois, trabajan en un aspecto de la ciencia que tiene bastante interés estético. Acaban de lograr algo que se perseguía durante los últimos cincuenta años: hacer nudos con el agua.

El avance se ha publicado en la prestigiosa revista Nature Physics y tiene varias utilidades a largo plazo. Vamos a descubrir en qué consiste.

Realizar un nudo con fluidos no es exactamente lo mismo que atarse los cordones del zapato. Para lograrlo han tenido que utilizar una impresora 3D. Se creía que un vórtice podía torcerse para crear un nudo, pero nunca había sido observada semejante característica en la naturaleza ni en el laboratorio. Para lograrlo, se creó un ala muy parecida a una cinta trenzada. Posteriormente la materializaron con la impresora 3D y, a continuación, sumergieron el resultado en agua.

Con el uso de electricidad se crearon pequeñas burbujas alrededor del ala, a la que desplazaron para que quedara el vórtice libre. El efecto de la fuerza centrípeta dibujó las burbujas en el centro del vórtice, mostrando su otro lado visible y anudando la estructura entera. El resultado, un nudo. El vídeo muestra el procedimiento

Más datos que apuntan a 2013 como año clave

¿Para qué sirve este descubrimiento? En primer lugar, facilitará la investigación de fenómenos en diversos campos. Se podrá profundizar en el estudio de gases ionizados -aquellos que se sitúan en la atmósfera exterior de nuestro Sol-, se podrá avanzar en el estudio de superconductores, cristales líquidos e incluso campos cuánticos.

Desde luego, el invento en sí tiene mucha belleza. Se cree que nudos de por el estilo existen de forma natural, pero nunca han sido observados.