¿Hay petróleo en España?
La respuesta es sí, a pesar de que España no es una zona rica en petróleo, en regiones cercanas a Burgos, Tarragona, Galicia o Canarias se extrae petróleo ocasionalmente. El aumento de la escasez y los precios de este combustible fósil, anima a seguir investigando para descubrir nuevos yacimientos en lugares desechados hasta ahora. Sin embargo, sus opositores recuerdan los posibles impactos ambientales de estos proyectos y defienden el apoyo a energías renovables, mucho menos contaminantes.

Se estima que en el yacimiento de Ayoluengo, en La Lora, al noroeste de Burgos, contiene unos 100 millones de barriles de crudo ligero y de muy buena calidad, lo ha confirmado recientemente la empresa británica Leni Gas & Oil, propietaria de esta explotación desde has unos pocos años. La noticia de haber encontrado crido en la península ibérica se ha traducido en una subida del 31% en la cotización de esta compañía en la Bolsa de Londres: su valor bursátil asciende ahora a 15 millones de euros. Al parecer, el petróleo se localizó a unos 1.350 metros de profundidad y se pretende extraer unos 20 millones de barriles en la próxima década.

El poderoso grupo estadounidense Chevron logró a extraer nada menos que 4.000 barriles diarios antes de los años setenta. Desde entonces, se han obtenido unos 17 millones de barriles con un flujo medio de unos 160 barriles diarios. El yacimiento podría volver a ser productivo si se confirman las expectativas. Actualmente ya bombea 120 barriles diarios y espera alcanzar los 5.000 barriles en 2012.

A pesar de las buenas previsiones, las importaciones españolas de crudo ascienden al 99,8%, por lo que la producción nacional apenas cubre el 0,2% de nuestras necesidades. Somos un país demasiado dependiente del oro negro. El otro yacimiento lo encontramos en la cuenca mediterránea, concretamente frente a las costas de Tarragona y la Comunidad Valenciana. La empresa Repsol-YPF gestiona una plataforma, de nombre Casablanca, y cuenta con permisos de exploración de petróleo.

Por otro lado, el archipiélago canario podría convertirse muy pronto en una fuente de petróleo, aunque las posibles prospecciones han estado bloqueadas durante años. Ahora parece que pueden volver a dar sus frutos. Algo similar sucede en Galicia, en su costa hay un cráter submarino de unos cuatro kilómetros de diámetro que podría albergar petróleo.