¿Por qué a los hombres les gusta tanto un buen culo?
Que los culos grandes tengan tanto tirón no es cuestión de modas. No, al menos, según científicos estadounidenses. Tras indagar sobre tan curiosa cuestión, investigadores de la Universidad de Texas han concluido que la preferencia por los pompis femeninos imponentes tiene influencias prehistóricas.

Además, los científicos aseguran que para el hombre moderno la curva trasera perfecta tiene un ángulo de exactamente 45,5 grados. Se trata de un rasgo de la morfología femenina de gran atractivo sexual, afirman, por lo que no solo importa el tamaño, sino también la curvatura lumbar.

Mejor preparadas para embarazos múltiples

La razón se refiere poco a lo erótico, y es que el motivo es mucho más práctico. Simplemente, un culo de grandes dimensiones permite a las mujeres llevar mejor a cabo embarazos múltiples, una cuestión importante a la hora de procrear en condiciones difíciles, como las que había en tiempos ancestrales.

¿Por qué a los hombres les gusta tanto un buen culo?
Esta conclusión ayuda a entender por qué los traseros femeninos grandes tienen concitan interés. Al margen de que las mujeres andróginas, con formas aniñadas se hayan convertido en un modelo a imitar, esta parte de la anatomía no deja de ser objeto de deseo.

Si por un lado las mujeres se convierten en compañeras del hombre, se trata más bien de un fenómeno sociológico relacionado con su empancipación o, por ejemplo, con los cánones que dicta la moda, esclava de los dictados de los diseñadores, que buscan modelos de tallas pequeñas, y muy delgadas.

A su vez, los científicos que han participado en el estudio nos recuerdan que sus conclusiones demuestran que la belleza es algo que va más allá de la cultura o de decisiones arbitrarias. Se trata, en suma, de una evidencia más que se suma a “un creciente cuerpo de evidencia de que la belleza no siempre es arbitraria, sino que tiene una lógica de adaptación coherente”. A estas irresistibles llamadas prehistóricas, casi casi cantos de sirenas, se debe la fama de mujeres de bandera como Kim Kardasian.