Impactante foto de la Tierra y la Luna desde Saturno
¿Cómo se verían la Tierra y la Luna desde 1.445.858.000 km de distancia? Ese par de pequeños, diminutos puntos azules que vemos a la derecha de la imagen resuelve las dudas, si bien hemos de tener en cuenta que la imagen ha sido aumentada cinco veces.

Las cámaras de la nave espacial Cassini de la NASA hicieron este curioso selfie de nuestro planeta y su satélite desde la órbita de Saturno el 19 de julio de 2013 mientras se realizaban capturas del sistema de anillos de Saturno.

Esta es la tercera vez en la historia que nuestro planeta ha sido fotografiado desde la parte exterior del sistema solar, es decir, desde los denominados “planetas externos”, aquellos que están más allá del cinturón de asteroides una región comprendida entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Dos puntitos perdidos en el espacio

Nosotros podemos ver Saturno a simple vista porque su tamaño es mucho mayor, mientras la Tierra y la luna han tenido que quintuplicar el suyo y maquillarse con un poco de photoshop para reforzar el brillo con el fin de que podamos verlas, y aún así parecen dos motas de polvo. En concreto, la Tierra es el punto de luz que se ve a la izquierda, mientras la luna, más tenue, aparece a la derecha, y ambos son vistos a través del anillo E de Saturno, el más amplio y exterior.

Impactante foto de la Tierra y la Luna desde Saturno
El Voyager 1 de la NASA captó en 1990 la primera imagen de la Tierra captada desde la parte exterior del sistema solar -seleccionada como una las de diez mejores fotografías del espacio de la historia-, y no fue hasta 2006 cuando Cassini tomó imágenes de la Tierra para crear un mosaico de gran angular de los anillos de Saturno.

Como dijo el mítico Carl Sagan a propósito de aquella primera imagen, la Tierra es “un pálido punto azul”, en realidad un “muy pequeño escalón en una vasta arena cósmica”:

Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de la soberbia humana que ésta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar y cuidar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.