Insectos fósiles con más de 20 millones de antigüedad
Como si de una película de ciencia ficción se tratara, un grupo de investigadores del Museo de Perú ha descubierto en el Amazonas cuatro insectos y una araña fosilizados en ámbar que tienen nada menos que 20 millones de años de antigüedad. Según los propios expertos este hallazgo será clave para descubrir cómo era el Amazonas y la evolución que ha experimentado durante todo este período, esta asombrosa región.

Los fósiles han sido descubiertos en un importante yacimiento situado a orillas del río Santiago y se cree que pueden pertenecer al período Mioceno. Un hallazgo fundamental para los científicos que tratan de reconstruir el hábitat de la selva peruana, que a su vez contribuirá a desvelar el futuro de esta región.

Un dato que ha desconcertado a los científicos ha sido la presencia de una araña de dos milímetros de longitud, cuyas singulares patas eran tres veces más grandes que el tamaño de su cuerpo. A esto hay que sumar la existencia de una avispa, atrapada en el ámbar mientras se preparaba para conseguir alimento.

A simple vista, estos insectos muestran unas características claramente diferenciadas de las especies actuales, entre ellas el importante tamaño de sus antenas. No cabe duda de que se trata de una importante fuente de información para desvelar los secretos de aquellas lejanas épocas históricas. Aunque por el momento, el descubrimiento más antiguo continúa siendo el depósito de plantas fosilizadas localizado en África, que tiene 95 millones de años de antigüedad.

Unos fósiles de insectos y de plantas que vivieron con los dinosaurios durante el período Cretácico, y que en la actualidad son los registros más importantes de todo el mundo. Una fuente de información fundamental que ha servido de inspiración para míticas películas de ciencia ficción, y que nos ayudarán a desvelar misterios todavía desconocidos para la humanidad.