Inventan un supertomate dorado para combatir el cáncer
Visto desde lejos, puede parecer otra hortaliza. Sin embargo, su forma interior y sus semillas demuestran que se trata de, nada más ni nada menos, que un tomate morado transgénico.

Ha sido creado tras muchos años de estudio y el trabajo de 300 científicos internacionales del Centro John Innes de Norwich. ¿Con qué objetivo? Ayudar a prevenir el cáncer en las personas. Vamos a descubrir cómo.

Se introdujeron en los tomates dos genes implicados en la coloración roja de los pétalos de la dragoniana, un tipo de planta que crece en el mediterráneo, y posteriormente los colocaron en la tomatera. Estos genes son los responsables de generar antocianina, un tipo de antioxidante que es muy benéfico para prevenir el cáncer y que, además, tinta de color rojo o morado las hortalizas.

Se trató, por lo tanto, de una compleja operación de ingeniería genética a partir de la cual crecieron diversos tomates con un intenso color púrpura.

Resultados comprobados en ratones

En el caso de los tomates rojos, también tienen los genes que se necesitan para desarrollar antioxidantes. Sin embargo, dichos genes están inactivos. Cathie Martin, responsable del estudio, lo explica así:

En el tomate morado tenemos los mismos componentes de estas frutas poco habituales, que pueden incorporarse ahora en otros alimentos más accesibles para que la gente los consuma en cantidades significativas.

Para comprobar la utilidad de este tipo de tomates en la prevención del cáncer, se intentó demostrar que los antioxidantes funcionaban a partir de experimentos con ratones específicamente creados para ser muy susceptibles a desarrollar cáncer. Los que tomaron tomate morado fueron mucho más longevos que los que no lo hicieron.

Ahora queda por ver si el tomate, al ser transgénico, podrá ser comercializado en Europa y, en concreto, en nuestro país. Pues, a pesar de que se ha demostrado su efectividad como preventivo, la legislación es muy estricta al respecto.