Inventan unas turbinas eólicas que flotan en el aire
Hay ideas que parecen estar esperando que alguien las coja al vuelo y las convierta en un espectacular invento con un mucho de inventiva y otro tanto de insistencia y fe ciega en su éxito. En este caso, la idea era algo sabido, la mayor potencia del viento a grandes alturas, y el ingenio una variación de un invento milenario, como son los molinos y sus versiones modernas en forma de turbinas de viento, utilizadas para la obtención de energía renovable.

La idea en cuestión llamó la atención de Benn Glass, un estudiante de ingeniería aeronáutica del Instituto Tecnológico de Massachusetts, cuando la escuchó en boca de un científico de Stanford, quien aseguraba que las corrientes de viento adquieren una densidad de potencia hasta ocho veces mayor que la de una turbina eólica convencional.

Tecnología Buoyant Airbone Turbine

Glass quedó impactado por las grandes posibilidades que encerraba esta realidad, para él toda una revelación. A partir de entonces, año 2010, dejó volar su imaginación y no cejó en su empeño hasta lograr su propósito. Finalmente, creó una nueva modalidad de energía eólica.

Inventan unas turbinas eólicas que flotan en el aire
Lo hizo gracias a una nueva tecnología que bautizó como Buoyant Airbone Turbine (BAT), concretamente instalando una turbina dentro de una especie de globo aerostático, para lo que contó con ayudas institucionales, que puede estabilizarse de 600 metros de altura y permanece amarrada a un cable que a su vez transmite la energía producida a una pequeña estación de tierra.

Una sola turbina permite abastecer e energía eléctrica a una docena de viviendas a un coste económico, de unos 30 centavos de dólar cada kilovatio hora. Su objetivo, sin embargo, no es competir con las turbinas eólicas sino ser una solución para casos de emergencia o en áreas marginales donde no llega el abastecimiento de energía.