Ío, la luna de Júpiter más turbulenta
Ío es una de las lunas de Júpiter. Tiene un tamaño algo mayor que nuestra Luna y destaca como una de las lunas más importantes del gigante gaseoso. Además, su particular color, siempre ha causado sensación de misterio entre los científicos: una mezcla caótica de amarillo, marrón, rojo, verde, azul…

A continuación emprenderemos un viaje para descubrir a esta apasionante Luna, una de las más activas y virulentas que existen: una auténtica olla a presión con montañas mucho más altas que el Everest. Vamos allá.

Ío es el cuerpo celeste más activo de nuestro Sistema Solar (al margen del Sol). La primera vez que se fotografió una erupción volcánica fuera de la Tierra ocurrió cuando la sonda Voyager I pasó cerca de Ío. Antes de que esto ocurriera los científicos ya suponían que se trataba de una luna muy particular.

De hecho, su colocación entre Júpiter y las lunas Europa, Ganímedes y Calixto provoca que el satélite se vea sometido a fuerzas gravitatorias que provocan que su interior esté fundido y muy activo.

Ío, la luna de Júpiter más turbulenta

700 volcanes activos

Bajo la corteza de la luna hay una gran masa de lava que empuja hacia arriba. Los volcanes ocupan el 5% de la superficie total de Ío y son los más grandes del Sistema Solar. Escupen una mezcla de dióxido de azufre y lava que puede alcanzar 400 kilómetros de altura. El material llega al espacio y puede provocar auroras jovianas (algo así como auroras boreales en Júpiter).

En total, tiene más de 700 volcanes activos. Pero estos volcanes no son montañosos como en la Tierra, sino más bien grandes huecos sobre la superficie plana. Su volcán más potente, Loky, es tan potente como todos los volcanes de la Tierra. Su volcán Pele, tiene un diámetro de 20 kilómetros…

Y las cifras no acaban ahí. Las zonas más montañosas de Ío son dos veces más altas que el Everest. El volcán Mirani tiene un río de lava tan largo como el río Ebro en España.

En definitiva una poderosa Luna que merece la pena descubrir.

Ío, la luna de Júpiter más turbulenta