La cafeína mejora la memoria a largo plazo
Si de reforzar la memoria se trata, nada como tener una buena ramita de romero para olisquear. No es cosa baladí, porque además de aconsejarlo la sabiduría popular, la ciencia confirmó su eficacia. Algo parecido acaba de ocurrir con el café o, más propiamente, con la cafeína, a la que también se le han encontrado propiedades que estimulan la memoria a largo plazo.

En efecto, el controvertido café podría sumar una ventaja más a las muchas que se le han encontrado como protector de la salud, resultando beneficioso en la estimulación del organismo a nivel general, incluyendo ahora la facultad para memorizar y, por extensión, ayudando a mejorar nuestra ingeligencia. No en vano, la memoria (nuestra capacidad para almacenar y recuperar datos) no es sino una función mental de primer orden, junto con la percepción.

Dos tazas de café

Un trabajo de la Universidad de California dirigido por Michael Yassa y publicado en Nature Neuroscience concluyó que el café tiene un efecto positivo al favorecer la memoria al largo plazo cuando se toma la cafeína contenida en dos tazas de café expreso. En concreto, un total de 160 personas participaron en el experimento. Debían clasificar una serie de imágenes y para ello un grupo tomó una pastila de 200 milígramos de cafeína, una cantidad equivalente a la señalada.

La cafeína mejora la memoria a largo plazo
Fueron justo los voluntarios que consumieron esta dosis los que mejores puntuaciones obtuvieron. Identificaron mucho mejor los elementos similares en las imágenes y, en suma, demostraron una mejor memoria a largo plazo.

El romero también se reveló como un remedio sencillo para evocar recuerdos. Según una reciente investigación de la Universidad de Northumbria, en Reino Unido, el aceite esencial de romero permite a las personas acordarse de hacer las cosas y, en fin, mejorar la memoria a largo plazo. Sólo con olerlo se aumentaba entre un 60 y un 75 por ciento la memoria.