La contaminación ambiental afecta al cerebro
La contaminación ambiental es uno de los principales problemas de nuestra sociedad actual que afecta no sólo a los seres humanos, sino también a las especies vegetales y animales. Sin embargo, según el último estudio realizado por la Universidad Estatal de Ohio, esta preocupación va mucho más allá, puesto que repercute también en el aprendizaje, en la memoria e incluso puede afectar provocar además depresión.

A estas conclusiones han llegado los expertos tras un estudio realizado con ratones, donde se demuestra que una exposición prolongada a un aire contaminado puede tener efectos negativos en el cerebro, y no sólo en los pulmones, como se pensaba hasta el momento. Asimismo, los efectos podrían llegar a ser considerablemente mayores para aquellas personas que viven y trabajan en las grandes urbes.

En la investigación, los ratones estuvieron sometidos a ambientes contaminados durante un período de seis horas y cinco días a la semana, un máximo de diez meses. Una concentración de partículas contaminadas similares a las que sufren los seres humanos que viven en determinadas zonas.

Una vez superado este tiempo, los científicos analizaron el impacto de la contaminación del aire en el cerebro de los ratones, llegando a la conclusión de que tenemos motivos suficientes para preocuparnos. Los ratones mostraron dificultades de memoria y de aprendizaje, cuando fueron sometidos a determinadas pruebas. Una de ellas era intentar escapar a través de un agujero que comunicaba con una caja oscura, donde los ratones que respiraron aire contaminado tuvieron dificultades mayores que el resto, que respiraron aire limpio.

Otro ejemplo más que demuestra la grave situación en la que nos encontramos actualmente. Un problema que tiene repercusiones cada vez más importantes en la salud de los seres humanos, tal y como demuestran investigaciones de similares a la realizada por la universidad norteamericana del Estado de Ohio.