La convivencia y el sexo mejoran la fidelidad de las parejas
Los científicos lo sospechaban y ahora lo han confirmado: el roce y la cercanía permiten que seamos más fieles a nuestra pareja. Al parecer, la convivencia y el sexo aumentan los receptores que crean lazos afectivos entre personas.

Así que si tenéis una pareja con tendencia a la infidelidad, lo mejor será darle mucho sexo y vivir con ella. Así se atenuará. A continuación descubrimos todos los detalles.

El sexo y la convivencia provocan el aumento de oxitocina y vasopresina, dos neurotransmisores que fortalecen los vínculos afectivos. Así lo prueba el estudio publicado en Nature Neuroscience, en el que se han tomado como muestra los famosos ratones de las praderas (famosos porque son una de las especies más monógamas).

En efecto, estos ratones, tras aparearse, crean una fuerte preferencia por la pareja. Tanto hembra como macho se acercan y consolidan su relación. Así pues, se demuestra que el origen de la fidelidad no es genético, sino que se debe a modificaciones que no alteran el ADN, sino que provocan que se exprese de manera diferente (de manera que el efecto es epigenético).

La convivencia y el sexo mejoran la fidelidad de las parejas

Los responsables del amor y el apego

Además de la vasopresina y la oxitocina, en el cerebro humano, tras el acto sexual, se disparan los niveles de dopamina.

La oxitocina favorece, por su parte, el contacto social y el apego entre parejas: elimina estrés y crea impresión de seguridad y bienestar. La vasopresina tiene un efecto parecido pero actua en machos. En este sentido favorece conductas territoriales frente a otros machos (posibles enemigos).

Por otra parte, hay que tener en cuenta que ambas sustancias mejoran la memoria, la atención y el aprendizaje, puesto que preparan al cuerpo para estar en óptimas condiciones para recibir a los hijos.