La cueva más fascinante el mundo
En el pueblo mexicano de Naica encontramos una mina de plomo, mundialmente famosa por las formaciones de cristales que se encuentran en su interior, y que ha sido protagonista del último hallazgo científico. Un equipo de investigadores españoles ha descubierto que los bloques de cristales de esta cueva tienen hasta un millón de años de antigüedad.

Los resultados del estudio han sido publicados por la revista especializada Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, donde se exhiben imágenes de la cueva de Naica que está considerada como la más hermosa y fascinante del mundo, cuyas condiciones medioambientales son muy duras con más de 50 grados de temperatura y un 98% de humedad.

En opinión de los geólogos españoles del CSIC, los cristales de Naica pueden medir hasta doce metros de longitud y uno de ancho. Por lo que se refiere a su crecimiento, podría haberse producido aproximadamente en torno al equivalente del espesor de un cabello humano por siglo. Esto quiere decir que la cueva de Naica podría tener centenares de miles de años, llegando incluso al millón de años.

A estas conclusiones han los expertos después de estudiar con un microscopio especial para medir velocidades muy bajas, cada uno de los impresionantes cristales de la cueva de Naica del estado mexicano de Chihuahua. Su formación se produjo como consecuencia del flujo del agua que inundaba la cueva, hasta que en 1975 fue drenada para explotar la mina, descubriendo así los cristales.

Las condiciones de la cueva son realmente extremas, obligando a los investigadores han permanecer dentro durante un período máximo de diez minutos, ya que cada vez que sales pierdes hasta dos litros de agua. Sin duda una de las formaciones geográficas más fascinantes e interesantes del mundo, pero al mismo tiempo con unas condiciones ambientales muy duras.