La explosión más espectacular del Universo
Uno de los fenómenos que más desconcierta a los científicos y a los aficionados en astronomía son los agujeros negros, esa región finita del espacio-tiempo que genera un campo gravitatorio del que ni siquiera los fotones de luz pueden escapar. No hay duda de que es una de las materias de estudio más importantes y que más interés despiertan, debido al misterio que gira en torno a este curioso fenómeno que ha sido protagonista de muchas novelas de ciencia ficción, documentales y películas de la pequeña y gran pantalla.

Y después del último descubrimiento de la NASA, el interés de muchos expertos y aficionados se ha multiplicado notablemente. El satélite Swift de la agencia espacial norteamericana ha registrado una de las explosiones más espectaculares del Universo, provocada por la caída de una estrella, situada a 3.800 millones de años luz de nuestro planeta, en un agujero negro masivo. Este fenómeno causó un rayo de energía de tal magnitud que fue detectado incluso en la Tierra.

Científicos británicos de la Universidad de Warwick son los encargados de estudiar lo ocurrido, quienes han llegado a la conclusión de que el brillo producido por el violento final de esta estrella de la constelación del Dragón será de gran ayuda para explicar cómo se forman los agujeros negros y las galaxias.

Otro de los grandes misterios de la astronomía que también será posible estudiar gracias a este fenómeno son los rayos gamma, que junto con los rayos X, surgieron de esta poderosa explosión y se mantuvieron brillantes en el universo durante una semana después de producirse semejante espectáculo del Universo.

El ejemplo perfecto que demuestra la enorme complejidad de los agujeros negros, además de la inmensidad del Universo, que nos recuerda que todavía falta mucho para comprender su origen y esclarecer los misterios más importantes de la existencia de los seres humanos.