La extinción de los seres vivos y la importancia de la biodiversidad
Los expertos han denunciado en numerosas ocasiones el peligro de la extinción de determinados seres vivos, como mamíferos, anfibios y plantas. A lo largo de la historia se han producido una serie de extinciones masivas en nuestro planeta y por culpa del ser humano puede volver a repetirse esta situación.

Hace 65 millones de años, es decir a finales del cretácico, se produjo la extinción más famosa de todas, cuando desaparecieron los dinosaurios que habían dominado el plantea durante más de 150 millones de años. Junto con estos asombrosos y espectaculares seres también desaparecieron otras especies como los amonites marinos.

La creencia generalizada apunta a la colisión de un cometa de grandes dimensiones en la península de Yucatán como la causa principal de la desaparición de los dinosaurios. Sin embargo, otros factores involucrados podrían ser una erupción volcánica en el territorio de la actual India.

No obstante, la desaparición de seres vivos favorece el desarrollo de nuevas especies, de esta forma, los seres humanos han logrado evolucionar gracias a la extinción de sus competidores. Aunque en opinión de algunos expertos, en un escenario de extinción masiva en el que han desaparecido distintas especies, no se garantiza el futuro del Homo Sapiens, es decir nuestro futuro.

Actualmente se está produciendo una nueva extinción masiva que tendrá importantes consecuencias para el futuro de la humanidad, tal y como han constatado algunos científicos. El listado de especies amenazadas es cada vez mayor, más del 30% de los anfibios están en peligro de desaparecer, además del 23% de los mamíferos y el 12% de las aves. Según algunas previsiones, a mitad de siglo habrán desaparecido el 30% de las especies.

Frenar esta situación es un trabajo de todos, tan fácil como evitar comprar productos que contengan sustancias nocivas para el medio ambiente o hacer un consumo energético más justo puede ayudar en gran medida a la biodiversidad.