La Galaxia Andrómeda chocará contra la Vía Láctea
Andrómeda es la galaxia más cercana a la Vía Láctea, nuestra galaxia. Cercana entre comillas, porque dista cerca de dos millones y medio de años luz de nosotros.

Sin embargo, este gigantesco conglomerado de cientos de miles de millones de estrellas sigue un rumbo de colisión contra nuestra galaxia, según ha revelado un grupo de expertos de la NASA.

La Vía Láctea tiene alrededor de cien mil años luz de diámetro. En su interior hay cerca de cuatrocientos mil millones de estrellas como la nuestra. Lo cierto es que imaginar estas cantidades se nos hace difícil. Pero más difícil aún es concebir a la galaxia Andrómeda, más del doble de grande que la Vía Láctea. ¿Qué ocurrirá cuando ambas colisionen?

De entrada, no hay que preocuparse. Se ha calculado que Andrómeda se dirige hacia nosotros a unos 400.000 kilómetros por hora, es decir, a 91 kilómetros por segundo. A esta velocidad, como mínimo tardará alrededor de 4.000 millones de años para llegar hasta nosotros.

Pero cuando eso ocurra, si es que seguimos habitando nuestro planeta, veríamos cómo el cielo cambia por completo, cómo las estrellas de ambas galaxias se desplazan bajo los efectos de la gravedad, cómo se reordenan en el proceso de absorción de una galaxia por otra. Habría pocas colisiones entre estrellas debido a que, en realidad, todas las estrellas están separadas por enormes espacios vacíos.

Aún así, por el influjo gravitatorio, nuestro sistema solar se vería desplazado hacia otro punto de la galaxia. El influjo de fuerzas gravitatorias distintas y tan fuertes podrían desviar la órbita de nuestro planeta, algo que sería catastrófico.

Aún así, habrían de pasar dos mil millones de años más para que las dos galaxias consumaran su fusión. Afortunadamente, esta visión de futuro es tan lejana que, de momento, ni nosotros ni nuestros hijos tendremos que preocuparnos por ello. Pero la magnitud y el tamaño de estas dos galaxias, nos permite lo enorme y vasto que es el universo.