La gravedad terrestre deforma el espacio y el tiempo
Albert Einstein tenía razón cuando afirmaba que los objetos muy pesados, como las estrellas o los planetas, deformaban con su gravedad el espacio y el tiempo a su alrededor. Al menos así lo ha demostrado uno de los últimos estudios realizados por la agencia espacial norteamericana, la NASA. El experimento ha medido con gran precisión dos importantes apartados de la Teoría General de la Relatividad desarrollada por una de las mentes más brillantes de nuestro tiempo, que ha sido publicado por la edición digital de la revista especializada Physical Review Letters.

El proyecto de la NASA ha demostrado que las hipótesis de Einstein eran correctas, gracias al Gravity Probe-B que apuntaba a la estrella IM Pegasi, en órbita polar alrededor de la Tierra. Si Einstein estuviera equivocado, la gravedad no afectaría en absoluto al espacio y al tiempo, lo que quiere decir que los giroscopios del satélite apuntarían siempre en la misma dirección, y sin embargo no ha sucedido así.

Los giroscopios sufrieron pequeños cambios en la dirección de su movimiento, lo que según los expertos responsables del experimento, sólo puede explicarse por la deformación del espacio alrededor de nuestro planeta. Esta confirmación de la teoría de Einstein tendrá una importante repercusión en diferentes campos de la física. Aunque también será determinante a la hora de desarrollar nuevas tecnologías y aplicaciones de gran precisión y exactitud, como ejemplo los científicos explicaron en el experimento publicado por la revista online que permitirá que los aviones aterricen sin necesidad de ayuda.

Todo esto gracias a una teoría que Einstein formuló hace casi un siglo, y que después de mucho tiempo y gracias a la tecnología más avanzada, la comunidad científica ha podido comprobar que realmente es cierto, haciendo posible a su vez futuros descubrimientos y experimentos científicos fundamentales en los sistemas de posicionamiento global, entre otras cosas.