La historia de un agujero negro
Uno de los misterios más apasionantes del Universo son los agujeros negros. Una singularidad cósmica que despierta gran interés entre científicos y simples aficionados, y que ha sido objeto de estudio en innumerables investigaciones. Los últimos datos conocidos aparecen publicados en la revista especializada, The Astrophysical Journal, donde se reconstruye la historia de un agujero negro.

Un equipo de especialistas estadounidenses y británicos ha desvelado la masa, la rotación y la distancia respecto a la Tierra, del famoso agujero negro, Cygnus X-1. Es decir toda la informacion posible que este tipo de fenómenos puede contener. El objeto espacial en cuestión gira aproximadamente 800 veces por segundo, se encuentra situado a 6.070 años luz de nosotros, y tiene una masa 14,8 veces superior a la del Sol.

Otro dato significativo es que a pesar de tener unos seis millones de años, Cygnus X-1 es relativamente joven, desde un punto de vista astronómico. Los científicos también saben que este agujero negro es uno de los más masivos de la galaxia y gira mucho más rápido que cualquier otro del que se tenga conocimiento.

Todos estos datos han podido ser revelados gracias a los últimos avances tecnológicos, y en especial, al telescopio de rayos X Chandra de la NASA. En cuanto a su origen, los astrónomos han revelado que Cygnus X-1 debió surgir tras un colapso estelar. Sin embargo, a diferencia de otros agujeros negros, en este caso no se produjo ninguna explosión, que es una situación muy frecuente en este tipo de formaciones cósmicas.

Un interesante descubrimiento que nos ayuda a comprender mejor los misterios del Universo, permitiendo tener más datos para poder explicar el origen, la evolución y el fin del cosmos. Unas preguntas todavía sin resolver que tienen en jaque a la comunidad científica, a pesar de los increíbles descubrimientos astronómicos vividos en la última década.