La historia del contacto extraterrestre de 1967
Uno de los grandes sueños de la humanidad es el posible contacto con extraterrestres. Un encuentro de este tipo tendría consecuencias imposibles de predecir. Pero lo que es seguro es que cambiaría nuestras vidas por completo, y el mundo en el que vivimos.

A continuación os contamos la historia de un suceso real que tuvo lugar en 1967, y que durante un tiempo se consideró un contacto más que posible con una civilización extraterrestre.

Todo empezó en el observatorio de Cambridge. Un grupo de astrónomos descubrió los primeros púlsares, un tipo de estrellas de neutrones que emiten pulsos de radio. En ese momento, el equipo estaba dirigido por el astrónomo Anthony Hewish -laureado tiempo después con el premio Nobel. Al recibir las señales de radio, lo primero que pensaron en el observatorio fue que esos pulsos de radio no podían ser de origen natural. Creyeron, en primera instancia, al registrar la primera señal, que el pulso llegaba de un planeta que orbitaba una estrella lejana.

De hecho, durante unos días recibieron la misma señal regular desde el mismo punto del cielo. Y eso se prolongó durante varias semanas, hasta que empezaron a registrar señales idénticas desde otros puntos del firmamento. Fue en ese momento cuando se decidió que las señales no podían ser artificiales. Efectivamente, se trataba de púlsares.

La historia del contacto extraterrestre de 1967

Momentos en vilo

Mientras no se descubrieron las otras señales de radio, el observatorio estuvo sumido en un total revuelo. No sabían qué hacer con esa señal, cómo verificar su origen ni cómo anunciarla al público de ser cierta.

Y es que, en efecto, anunciar en sociedad un evento de esta magnitud debe reflexionarse y mucho, de ocurrir. El propio Hewish señala que la comunidad internacional debería establecer un protocolo de actuación para contactos extraterrestres, y parece que incluso Naciones Unidas está por la labor de crear una división pensada para esa posibilidad.

¿Cómo reaccionaríamos ante una señal extraterrestre? Algunos son cautos y creen que deberíamos evitar mostrar nuestra posición, evitar contestar por el temor a que esa raza extraterrestre fuese hostil. Pero también hay expertos que piensan en una comunicación inmediata, creyendo que esa fuente, supuestamente tan avanzada, sería no hostil. Cuando ocurra, sabremos cómo actúan nuestros líderes.