La luna más grande del Sistema Solar
Hasta que la comunidad científica diga lo contrario, Ganímedes es el satélite más grande de nuestro Sistema Solar. Con un diámetro de más de 5.000 kilómetros, esta gigantesca luna de Júpiter podría ostentar el título de planeta si orbitara alrededor del Sol, ya que tiene un tamaño mucho mayor que algunos planetas de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Ganímedes comparte algunas características en común con la Tierra, como por ejemplo su corteza, que podría estar también dividida en placas tectónicas y podrían moverse de forma totalmente independiente, provocando la aparición de cordilleras. Al menos así defienden los científicos. Asimismo, se ha descubierto una atmósfera con pequeñas cantidades de oxígeno, e incluso un campo magnético propio, que tal y como creen los expertos, su proceso de formación podría ser similar al de la Tierra.

Otra característica en común del satélite más grande del Sistema Solar con nuestro planeta es la presencia de flujos de lava ya solidificada, aunque por el momento no se ha observado ninguna evidencia de actividad tectónica reciente. Descubierta por uno de los astrónomos más famosos de la historia, Galileo Galilei, Ganímedes está formada por tres capas diferentes: un núcleo interior de hierro, uno exterior de silicato, y un manto de hielo.

Un satélite que ha despertado el interés y la curiosidad de muchos expertos y aficionados, y que ha sido incluso protagonista de historias de ciencia ficción, como por ejemplo el relato corto de Isaac Asimov “Navidad en Ganímedes”. Un hermoso y gigantesco satélite, cuyo tamaño podría convertirle en planeta si orbitara alrededor del Sol, ya que es más grande que algunos planetas de nuestro Sistema Solar, como por ejemplo Mercurio.

El satélite más grande, hasta el momento conocido, continúa siendo protagonista de numerosos estudios y observaciones, debido al gran interés y misterio que suscita. Otro regalo del Universo para los aficionados a la astronomía.